Blogia
Desde La Maga

De niñas, niños y poesía: Mis impresiones en Canteras, Puerto Rico

El jueves 27 de marzo de 2008 participé en una de las jornadas de lectura que me habían asignado durante mi participación en el I Festival Internacional de Poesía de Puerto  Rico. Grande fue la sorpresa cuando, esa mañana temprano, la colega Vilma Reyes nos informó a Otoniel Guevara de El Salvador,  Hanzel Lacayo de Nicaragua, mi coterráneo Mateo Morrison y a mi que íbamos a compartir con niños y niñas de la comunidad de Canteras.

 

Digo que fue una sorpresa con letras mayúsculas  porque yo no había llevado a Puerto Rico ningún texto infantil. Sin embargo no nos amedrentamos y de inmediato empezamos a seleccionar poemas que fuesen adecuados para compartir con gente menuda.

 

Anecdótico es el hecho de que Hanzel Lacayo aprovechó el recorrido desde Río Piedras hasta Canteras para escribir un poema especial que compartiría con el público pequeño en edad que luego nos resultó grande en sabiduría y en su accionar por los senderos de la poesía.

 

A nuestro arribo al Centro Comunitario de Canteras se nos sumó la poeta puertorriqueña Zuleika Pagán López y allí nos esperaba una masa inquieta y ansiosa con quienes compartimos esa mañana cálida, como suelen ser las mañanas caribeñas.

 

El calor humano fue enriquecido con la contraparte poética que nos reservaron para disfrutar los mágicos senderos de la poesía. Seis niños y niñas que se están forjando como los poetas relevos de Puerto Rico bajo la tutoría del colega Wenceslao Serra y su profesora de tercer grado.

 

La primera niña en leer compartió unos versos dedicados a los dominicanos que casi me hicieron saltar las lágrimas. Otro niño presentó un poema digno de cualquier concurso literario.

 

Al finalizar la sección de lectura se me acercó una niña que, con unos ojos muy brillantes  y un acento muy puertorriqueño, dijo:

 

- Yo soy dominicana.

- ¿Si? Le respondí. ¿Eres hija de dominicanos nacida en Puerto Rico?

- No, nací allá y soy dominicana. Habló con un aire de orgullo que me hizo estremecer.

 

Por supuesto que la dominicanidad me brotó desde el más pequeño de mis poros y le di un orgulloso abrazo para transmitirle mi satisfacción de que nuestras raíces son tan fuertes como la de los manglares que abrazan el pueblo de Canteras que ha acogido a esta pequeña paisana mía.

 

El trabajo tesonero conque estos infantes  se dedican al quehacer de la poesía conmovió a más de uno de los que llegamos a Canteras a decir que la poesía es oasis y bálsamo para el espíritu.

 

Jarabacoa, República Dominicana

Un 17 de abril de 2008

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Tatyh -

Lennys: Es satisfactorio saber que las vivencias fotografiadas en este texto nacido de mi paso por Canteras, te llegara y resonara. Si, la poesía es oasis y bálsamo para el espíritu. Gracias por leer mis cosas.

Taty H>

Lennis -

Sra Taty, preciso hoy compartia con mi hermana lo que llena al ser humano. No son los oficios, las riquezas, ni son un sin número de cosas que creemos que nos llenan. Puedo decir que "parte" de esas cosas que nos llenan son "las vivencias". Hermosa esta descrita por ud. con maestría. Para finalizar le encontré resonancia en mi a su frase "...la poesía es oasis y bálsamo para el espíritu". Puede que sea uno de tantos, espero que sea uno especial para mi también.

Saludos cordiales

Vilma Reyes -

Mi querida Taty:

Este mensaje me ha llegado a mi correo electrónico y no sabes cuánto me ha emocionado. Espero que todas estas vivencias, que son las que realmente conforman la poesía del día a día sean registradas en una memoria anecdótica que estoy proponiendo para nuestro portal de Internet. Estas reflexiones, estos recuerdos y momentos vividos son los que le otorgan permanencia a lo que hacemos. ¿De qué serviría un festival de poesía si al cabo no tenemos vivencias como estas que se adueñen de nuestros espacios en el quehacer diario? Si de algo me siento sumamente orgullosa es de haber sido testigo presencial de uno de nuestros recitales más humildes, en una comunidad que con tan pocos recursos han luchado y logrado mucho más que los que cuentan con mayores riquezas. Gracias a la vida que me dio la oportunidad de conocerte y de compartir juntas allí, en medio de la poesía que emanaba de las miradas, las sonrisas y el entusiasmo de aquellos chicos.

Un abrazo hermano con todo el afecto del que soy capaz,
Vilma
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres